martes, 14 de mayo de 2013

VINOTECA BAGOS

En nuestra última visita a Pontevedra tuvimos ocasión de cenar en esta vinoteca, recomendada por una compañera y de la que no habíamos oído hablar antes. El local ya lleva unos años en la ciudad, pero recientemente estrenó ubicación en la calle Michelena, en un sótano del que nos separan bastantes escaleras. Al llegar nos encontramos con un lugar de pequeñas dimensiones y con colores claros que hace que tengamos sensación de amplitud.
Llama especialmente la atención en la parte derecha un gran cristal a través del cual se puede ver un muro de piedra que dicen que son restos de la antigua muralla. Esto no he podido confirmarlo.
El Bagos está pensado para ir a picar y compartir las raciones que en él se ofrecen, una carta no muy amplia que podemos leer en una pizarra o bien pedir que nos traigan a la mesa el tradicional menú para leerlo con más calma. Cuando nosotros fuimos había un par de cosillas fuera de carta, imagino que será lo habitual.
En el local hay mesas bajas y otras altas, junto a la zona de barra. Aunque llegamos muy temprano, hacia las 9 de la noche, tuvimos que sentarnos en una mesa alta, de reducidísimas dimensiones y en taburetes altos también, lo que no nos resultó demasiado cómodo, sobre todo a nuestro peque. El resto de las mesas estaban con cartel de reservado.

Tras echar un vistazo a la carta, nos decidimos por el foie casero, cremoso, suave, fantástico, acompañado de pan tostado y mermelada de higo, los langostinos en tempura, muy buenos, con un tamaño generoso una presentación original, con quicos espolvoreados y una salsa de curry para acompañar, y finalmente un combinado de croquetas de jamón y de choco, las de jamón tenían unos trozos considerables de buen jamón y las de chocos, que nunca habíamos probado, también tenían tropezones, ambas riquísimas, con una textura firme y sabor suave.
Combinamos las croquetas a nuestro gusto y pedimos el número que quisimos, una gran ventaja cuando se quiere probar un poco de cada o ajustar la ración al número de comensales, nos gustó la idea de poder hacerlo así.

Los platos, como se puede apreciar en las fotos, vienen presentados en una losa fina de pizarra rectangular y a los comensales nos pusieron unos pequeñísimos platos blancos rectangulares como apoyo al servicio, no tanto para servirse una parte en ellos.







En esta ocasión no tomamos vino, pero la oferta es muy extensa, tanto por copa como por botella, con mucha presencia de vinos gallegos.
El local se llenó de grupos de amigos y de parejas, con edades entre 30 y 50 años, para que os hagáis una idea del ambiente que os podéis encontrar. Fuimos un sábado de noche. Nos atendieron con mucha amabilidad y la comida nos gustó mucho. Lo que no nos gustó fue que habiendo mesas reservadas para las diez y media de la noche, no nos hubieran ofrecido ocupar una mesa teniendo en cuenta que eran las 9 cuando llegamos, si lo hubieran hecho, sin duda habríamos estado más cómodos, no entendí esta política del local, la verdad...
Por lo demás un sitio agradable, con una cocina que cuida los ingredientes, son de mucha calidad e idóneo para un vino con tapeo o una cena ligera para compartir entre amigos.

13 comentarios:

  1. Buen ambiente, buena comida, buena compañía, que más puedes pedir. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el post, que razón tienes! Ya he publicado un post con el CUARTO capítulo de mi libro, POR FAVOR deja un comentario con tu opinión acerca de él! Sigo tu blog :)

    http://kate-rose-blair.blogspot.com.es/

    Kiss

    ResponderEliminar
  3. Jo tengo que intentar no ver estas entradas tuyas a la hora de comer y cuando me toca comer en el curro...porque vamos, se me cae la baba, qué rico!
    Una pena lo de la política del restaurante para lo de las mesas reservadas, pero por lo demás pinta muy bien.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba todo muy bueno, sí, y es cierto que algunas horas no son buenas para leer según qué cosas, jejeje. Bss!!

      Eliminar
  4. Cómo te cuidas! y qué pinta tiene todo!

    ResponderEliminar
  5. Pero qué buena pinta tiene todo! Menos mal que ya he comido, que si no...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Como Margari, menos mal que he pasado por aquí con el estómago lleno!! Besos

    ResponderEliminar