lunes, 20 de octubre de 2014

TE QUIERO PORQUE ME DAS DE COMER


No se puede negar que el título de la novela resulta atrayente e inquietante. Me dejo llevar mucho por los títulos, cuando uno me llama la atención como poco leo la sinopsis del libro, y este me resultó llamativo y además había leído reseñas que lo recomendaban.

En cuanto estuvo disponible en la biblioteca me hice con él, ya antes del verano, pero no había encontrado el momento de hacer este post
La historia transcurre en Carabanchel, un barrio madrileño que el autor conoce bien porque es donde se crió. El protagonista es Maximiliano Luminaria, un cerebrito desde bien pequeño, destacando mucho en los estudios. Se licencia en medicina y puede permitirse el lujo de elegir el hospital que quiera para trabajar. 
Se decanta por el hospital de su barrio, donde cada día crece su fama como cirujano y la admiración de pacientes y colegas.
Pero la vida de Maximiliano en nada se parece a la imagen ejemplar que todos tienen de él... Fuera del trabajo sus aficiones son muy, muy extrañas.
Pasarán por la historia otros muchos personajes con más o menos protagonismo:  profesoras de instituto resentidas porque sus alumnos las humillan, un detective bastante torpe que persigue a Max, un amante despechado que se convierte en extorsionador, un cura al que le gustan los catecumenados... Una fauna variopinta en un ambiente duro y una historia principal con varias tramas que en un principio no tienen aparente conexión y la irán teniendo conforme avanza la novela.

Foto de la Wikipedia de David Llorente
David Llorente tiene una forma de narrar bastante especial, que en las primeras páginas desconcierta al lector, incluso uno se pierde, sobre todo cuando se van dando pequeñas pinceladas de las subtramas, es una sensación de caos y de sinsentido que poco a poco va tomando forma.
Una de las cosas que hace también Llorente y que me desconcierta mucho cuando me lo encuentro, es que lanza párrafos sin signos de puntuación. Entiendo que son licencias narrativas que otros autores de renombre antes que él se han tomado, pero como lectora no me gustan.
El tiempo narrativo en el que se sitúa el autor siempre es el presente, con pocas referencias al pasado y en muchas ocasiones se narra lo que transcurre en tiempo real, lo que carga de dramatismo y suspense las partes más duras y angustiosas de la novela.
Es una novela dura, no se escatima en descripciones de escenas o de rasgos de personalidad, sobre todo del asesino en serie, un verdadero monstruo al que parece que el mediocre detective Bacells no logrará atrapar.
Es una novela de las que no dejan indiferente a quien la lee, por su manera original de narrar, por su crudeza en la ambientación y los personajes y por un final que nos tendrá con el corazón en un puño las últimas páginas.
Personalmente no me ha entusiasmado, me ha costado meterme en la historia y en ocasiones me ha resultado desagradable de más.

lunes, 13 de octubre de 2014

DE VACACIONES. ASTURIAS, CANTABRIA, PAÍS VASCO

















Si no te has enterado aún del viaje que hicimos el mes pasado por el Norte de España es porque no sigues nuestro blog autocaravanista, así que te aconsejo que le eches un vistazo a Matibascamper, seguro que descubres algún rincón que no conocías, o recuerdas aquel pueblo al que hace tiempo que no vas o tomas nota de alguna de las muchas playas en las que estuvimos.
¿Te animas?







martes, 7 de octubre de 2014

VIAJES CON CHARLEY. EN BUSCA DE ESTADOS UNIDOS

John Steinbeck y Charley
"Cuando yo era muy joven y sentía dentro ese ansia de estar en otro sitio, las personas mayores me aseguraban que al hacerme mayor se me curaría ese prurito. Cuando los años me calificaron de mayor el remedio prescrito fue la edad madura. En la edad madura estaba ya seguro de que con unos años más se aliviaría mi fiebre y ahora, con cincuenta y ocho, de que tal vez la senilidad lo consiguiese. Nada ha funcionado" (pág. 15)
Así comienza el libro en el que el Nobel John Steinbeck nos relata su viaje en el que recorre, al volante de su autocaravana a la que bautiza como Rocinante, 34 estados de su país natal. Más de veinte mil kilómetros con el objetivo de conocer su país, a sus gentes, con la única compañía de Charley, su caniche gigante. 
Durante tres meses el escritor irá recorriendo por carreteras secundarias, y no sin dificultad en muchas ocasiones, pueblos, ciudades pequeñas e incluso lugares alejados donde es difícil el contacto con el ser humano en kilómetros a la redonda.

"Había estado varias semanas estudiando mapas, a gran escala y a pequeña, pero los mapas no son realidad ni mucho menos... pueden ser además unos tiranos. Conozco gente que está tan inmersa en los mapas de carretera que no ve nunca el territorio por el que pasa" (pág. 35)
A través de su pluma, en una lectura en la que nos metemos inmediatamente en contexto y podemos viajar con él, veremos los paisajes, probaremos las comidas más sencillas, o caseras, dormiremos en hostales de carretera, conviviremos con los camioneros, ya que en aquella época a la autocaravana que llevaba Steinbeck se la consideraba a todos los efectos como un camión.
"En el frío plateado de la tarde de Maine, cuando recorría traqueteando a gran velocidad la superficie llena de baches de una pista forestal, vi cuatro hembras de alce que se desplazaban con pesadez majestuosa hacia mi trayectoria" (p. 84)

Foto de www.ehowenespanol.com
También nos contará Steinbeck cómo es el carácter de las gentes que se va encontrando, su desconfianza hacia él en muchos lugares al ver la matrícula neoyorkina, incluso miedo en ocasiones. Sabremos del momento político que está viviendo su país, con sus tensiones raciales en el sur, con sus diferentes ritmos y formas de pensar, no siempre coincidentes con la imagen que tenía antes de su viaje.
"Uno de mis objetivos era escuchar, oír hablar, fijarme en el acento, en los ritmos del habla, en los tonos, en el énfasis. Porque el habla es mucho más que palabras y frases. Escuché en todas partes. Me pareció que el habla regional está en proceso de desaparición, que no ha muerto pero que está muriendo. Cuarenta años de radio y veinte de televisión deben de haber tenido esta consecuencia" (pág. 118)

"Si me hubiesen depositado allí sin decirme que era Seattle, no habría sabido dónde estaba. Crecimiento frenético por todas partes, un crecimiento carcinomatoso. Las excavadoras penetraban por las laderas de los bosques y amontonaban la basura resultante para quemarla. La madera blanca rota de los encofrados se apilaba junto a los muros grises. Me pregunto por qué progreso se parece tanto a destrucción" (pág. 190)
"Creo que los texanos se sienten un poco asustados fuera de su estado natal y son muy tiernos en sus sentimientos, y estas cualidades generan presunción, arrogancia y una autocomplacencia escandalosa... los desahogos de los niños tímidos. En su tierra los texanos no son ninguna de estas cosas" (pág. 234)

El viaje también es una vivencia muy intensa para Steinbeck, que nos relata los momentos en que se siente solo, cómo añora a su mujer, lo largo que se le hace el camino de vuelta, las dificultades e incomodidades de vivir tres meses en este vehículo que reconoce que no supo equipar bien, llenándolo de trastos pesados que no iba a necesitar y olvidándose de otros que luego le hicieron falta.
Charley, su compañero de viaje "un caniche francés viejo y caballeroso" que se comunica con él la perfección solamente con emitir un sonido parecido a "fft", se convierte en personaje fundamental en la narración. Sin caer en la ñoñería, hay momentos en que Charley nos hace emocionarnos y enternecernos.
Con un gran sentido crítico, lleno de sentido del humor y un estilo sencillo que hace que la lectura resulte un gran placer, el viaje de John Steinbeck por los Estados Unidos de los años sesenta resulta altamente recomendable. Algunos de los males que detecta el escritor desgraciadamente persisten, otros han cambiado con los tiempos.

viernes, 3 de octubre de 2014

COLABORACIÓN EN PINCHAEDISCOS

Hola a todos!
Este curso que comienza llega con un nuevo proyecto muy ilusionante y en el que espero estar a la altura. Hace pocos meses nacía en Compostela una nueva revista digital, PinchaeDiscos, que pronto tendrá su versión en papel y que nos informa sobre eventos culturales, conciertos, exposiciones, restaurantes, bares... todo lo relacionado con la cultura y la gastronomía en Compostela y comarca estará aquí puntualmente, con una rigurosa y actualizada información, algún sorteo de entradas y con una sección en la que los bloggers pueden colaborar, y ahí estoy yo junto con otros dos bloggers más que también ponen su granito de arena en esta publicación.
De la mano de Zampón de Compostela, tendréis recomendaciones personales sobre locales de Compostela donde comer, tapear, tomar unas cañas o unos vinos...
La Epicureísta os hablará de la gastronomía en la literatura, sugiriéndonos lecturas de diversos géneros que harán las delicias de los aficionados a la buena mesa.
Y por último, me tenéis a mí, Matibascorner, que desde mi sección "Non vaias lonxe" quiero proponer escapadas muy cerquita de Compostela, pequeñas rutas de senderismo, paseos, lugares de la ciudad que quizá no hayamos visitado nunca, o que tienen algo curioso, una historia que contar. Espero poder descubriros o redescubriros la ciudad y sus alrededores, animaros a conocer un poco más sin necesidad de iros lejos y, ojalá, en alguna ocasión sorprenderos un poco.

Foto de Toxos Outos de Matibascorner para Pinchaediscos
Mi primer artículo habla de Toxos Outos ¿lo conocéis? Si no es así, animaos, es un lugar mágico, si ya habéis ido, os invito a repetir, el otoño lo hace aún más especial.
Allí os espero, y muy pronto también en el programa de la TVG Come e Fala, con el que inicié colaboración el pasado año. Algunos me preguntáis si ya no sigo colaborando, y sí, tengo la inmensa suerte de que el director y conductor de este programa gastronómico, José Manuel García, que colabora también con sus vídeos en PinchaeDiscos,  sigue confiando en mí, aunque tenemos últimamente una agenda un poquito complicada, pero espero poder hablaros de un libro muy especial este mismo mes.
Es un placer y un honor que la autora de este blog pueda sumarse a proyectos como estos en los que colaboro, espero estar a la altura, espero veros y que me digáis qué os parece. Se admiten sugerencias, críticas constructivas y comentarios!!
Os espero en ambos sitios, y pasaré lista

jueves, 25 de septiembre de 2014

ELLAS TAMBIÉN VIVEN

"Nosotras también soñamos, amamos, sufrimos… Somos partícipes de múltiples e interesantes vivencias con las que disfrutamos, aprendemos, reímos o lloramos, con las que crecemos física y emocionalmente, y que gustamos de compartir abiertamente con quienes nos rodean. Calificadas injustamente como el sexo débil y relegadas en muchos casos al silencio y al olvido, gozamos de buenas razones para alzar nuestra voz y expresar sin miedo lo que pensamos, lo que sentimos, lo que opinamos y lo que vivimos, en conjunción con la riqueza de matices que envuelve nuestra femenina forma de ser y que, indudablemente, nos hace ser especiales."
Cómo no leer este libro si en su contraportada nos encontramos con este texto, cómo no leerlo tras las opiniones entusiastas de tantos lectores de Pilar Muñoz.
Ellas también viven tuvo que esperar un poco, porque tengo más libros de los que conseguiré leer nunca, pero me ha parecido una lectura imprescindible para adentrarse en la mente de todas y cada una de las mujeres que protagonizan los relatos, con el hilo conductor de la cotidianidad y a la vez de la complejidad de las situaciones que se plantean. Cualquiera de nosotras podríamos ser ellas, las cosas que les ocurren están en la calle todos los días: una madre que quiere serlo sin renunciar a su vida profesional, una mujer que desconfía de la vida que lleva su marido, otra que se encuentra entre dos amores, entre la espada y la pared, la prostitución, el amor maduro... Y ellas, fuertes, decididas, luchadoras, imprevisibles, y aquí uno de los puntos fuertes de este libro, la sorpresa continua. Cuando pensamos que la historia seguirá por un derrotero determinado o que esta u otra mujer seguramente reaccionará del tal manera, nos sorprende el giro final en todos los relatos, revelándonos a unas mujeres que no siguen los caminos previamente marcados o esperados por los demás.
Quitémonos los prejuicios, seamos hombres o mujeres, olvidémonos de los roles que a priori se nos marcan o nos marcamos y sumerjámonos en una lectura deliciosa, de una enorme sensibilidad y que recrea como pocas veces he visto el verdadero espíritu femenino.

"Siempre me pregunté por qué existe una curiosidad  innata por conocer el móvil de un robo o de un vulgar asesinato -delitos ambos- y nunca por lo que realmente nos mueve a nosotras a ejercer la peculiar carrera, como si la misma no pudiera ser digna de la más ínfima exculpación.
(...) Estoy cansada de que (...) a todas las prostitutas se nos catalogue por igual, como si no tuviéramos escrúpulos para hacer lo que hacemos. Nadie se cuestiona nuestro íntimo por qué. El prejuicio social nos etiqueta con una imagen amoral y bochornosa nada más vernos..." (págs. 10-14)
"No menosprecies el lenguaje del amor pensando que es único. El amor no surge de las palabras, sino del corazón de quien las escribe y de quien las escucha. Sé fiel a ti misma y gústate como eres, porque así lo enamoraste -sugirió con dulzura-. Muéstrate tal cual y sé feliz" (pág. 47)
"Con serena frialdad, miré a mis hijas, observé el paraíso de libertad que me rodeaba y recordé fugazmente el calvario que ese cabrón me había hecho pasar. Y entonces lo tuve claro. Tremendamente claro." (pág.88)

sábado, 20 de septiembre de 2014

LA COCINERA. COIA VALLS

"Divertirse, soñar, seguir probando y profundizar en cada proceso. Comprobar las texturas y rastrear en sus posibilidades, potenciar la singularidad y también la diferencia. Hacer de la comida más simple una delicia, sin desmerecer ningún plato por su sencillez, y aguzar el ingenio. Tal como sucedía con los regalos, la presentación era fundamental. Había que jugar con los colores, con la disposición de los alimentos. Hacer de ello un acto creativo" (pág. 228)
"Para ella la cocina era más que un trabajo, era su manera de poner en orden las emociones; era un espacio de introspección y de conexión con ella misma donde cada ingrediente se convertía en una reacción, una sensación, una intuición, un sentimiento" (pág. 257)

Esta pequeña muestra nos sirve para hacernos una idea de quién es Constança y su relación con su pasión: la cocina.
La Cocinera, de Coia Valls, nos lleva al año 1771, cuando una jovencísima Constança Clavé tiene que abandonar Lima tras la muerte de su padre con destino Barcelona, donde ha de instalarse en casa de sus abuelos.
Constança llega con un viejo cuaderno de recetas que guarda como su máximo tesoro, pues perteneció al chef Antoine Champel, el cocinero del virrey en Perú.
Cuando Constança llega a Barcelona la vida con sus abuelos no era lo que ella imaginaba, y lo único que hace es trabajar de sol a sol en la droguería que regenta su abuela con mano de hierro. Constança decide entonces buscar a Bress, un cocinero del que le había hablado su protector, el chef Champel, y tratar de tener una vida mejor...Sabremos de esta búsqueda y de la evolución de Constança, como mujer y como cocinera.

Pucheros de comida peruana, muy presente en el libro
Constança es un personaje sólido, en mi opinión muy bien definido y muy interesante. Veremos cómo va madurando, lo fuerte que es tanto física como mentalmente para conseguir superar todos los obstáculos, que por supuesto serán aún mayores por su condición de mujer teniendo en cuenta la época histórica en la que vive la protagonista. Me ha gustado ver la evolución de Constança y cómo se hace a sí misma, la narración resulta entretenida, encuentro que la novela está bien trabajada, pero la verdad es que me ha decepcionado en cierto sentido, porque yo buscaba una novela histórica y no la he encontrado. Me explico, la historia transcurre en el siglo XVIII, pero la autora tan sólo nos ofrece unas pinceladas en su historia. Sí podemos leer sobre la vida cotidiana, sobre todo de las clases más bajas, entre las que se mueve la protagonista, pero me ha faltado que se nos contasen más cosas del momento que se vive, tanto en Lima como en Barcelona, los dos lugares en los que se sitúa la narración.
El tema gastronómico me ha parecido bastante bien tratado, pues se nos habla de los comienzos de esa cocina más elaborada con la que se trata de impresionar a las visitas y que practican en las clases pudientes. Constança introduce nuevos sabores gracias a sus conocimientos de la cocina de ultramar, sorprenderá mucho en la Barcelona de la época por su modo de hacer en la cocina. Este punto es realmente interesante.
Os recomiendo la lectura, incluso a los que no soléis leer novela histórica, porque no os encontraréis con un ejemplo al uso de este género

viernes, 12 de septiembre de 2014

PLAYA EN PONTEVEDRA... PERO DE RÍO

Playa fluvial de Maceira
Desde que tenemos la autocaravana hemos descubierto un montón de rincones de nuestra tierra, y los que quedan! De forma casual algunos de ellos, pero siempre gratas sorpresas. En agosto estuvimos en dos estupendas playas fluviales que me gustaría recomendaros. Si os pasa como a mí, que me achicharro en la playa y prefiero estar más fresquita, aunque sin atreverme a meter un pie en el agua, estoy segura de que os encantará la opción de buscar un río, y en Galicia hay decenas de ellos con zonas de baño.

Playa Fluvial de Maceira
Pasamos unos días en Covelo, en un cámping a orillas de la Playa Fluvial de Maceira, con unas pocitas para lo más pequeños, una pequeña cascada, un salto de agua, un pequeño recorrido ovalado para poder nadar, echarse al agua con una pequeña balsa... Opciones de sol y de sombra, un césped cuidado y a pocos metros un pequeño chiringuito para tomarse un helado ¿apetece?
En esta zona, además, podemos hacer un tramo de la Ruta de Senderismo Aqa, en la que pasaremos por molinos y cascadas en un hermoso bosque frondoso y muy tranquilo. Tiene 16 km y está perfectamente señalizado. Para nosotros era un poquito largo, pero sí hicimos un tramo los cuatro, con perro incluido (disfrutó como un enano además), hasta llegar a la Poza de Anguieiro, una zona en la que el río se ensancha y baja muy tranquilo, así que resulta fantástica para bañarse, como hicieron mis dos valientes... El perro y yo permanecimos en las rocas!
Chapuzón en la Poza de Anguieiro
De regreso a casa, y esta vez de forma casual, descubrimos otra playa fluvial que nos encantó. Queríamos ir a las cascadas del río Oitabén (en A Lama), pero la mala señalización en carretera y el lío que nos hicimos con las indicaciones de aquellos a los que preguntamos por el camino, nos hizo llegar a la Playa Fluvial del río Verdugo buscando un sitio en el que acomodarnos con la autocaravana para comer tranquilos.
La sensación al llegar a esta playa y verla desde el puente de piedra que nos da acceso a ella, es la de una enorme piscina cuadrangular, tranquilísima y con enormes espacios verdes a ambos lados.

Puente sobre el Verdugo
Las aguas cristalinas nos dejaban ver las rocas del fondo y el entorno tranquilo y fresco invitaba a bajar, así que equipados con las toallas, la balsa y cómo no, un buen libro, pasamos parte de la tarde estupendamente en este entorno que nos maravilló.
Junto al puente tenéis un bar con terracita donde tomar un refresco o un heladito a la sombra y con el alivio que da estar junto a un río cuando hace calorcito.



Playa Fluvial del Río Verdugo

Vale la pena adentrarse en el interior de Galicia, guarda muchos tesoros, como estas dos playas en las que disfrutamos en nuestras microvacaciones del mes de agosto. Animaos!