lunes, 16 de septiembre de 2013

O PASATEMPO. BETANZOS

Juan y Jesús García Naveira son dos hermanos betanceiros que, obligados por su situación económica, emigran a tierras argentinas a mediados del siglo XIX. Allí, gracias a sus actividades como comerciantes se hacen con una gran fortuna y regresan a su pueblo natal, decidiendo que su suerte allende el mar revierta en sus conciudadanos, así que realizan una serie de obras filantrópicas y benéficas: asilos,escuelas, un lavadero para uso público y su famosísimo parque de O Pasatempo, en el que desean reflejar en una superficie de 90.000 metros cuadrados, los conocimientos que fueron adquiriendo en todos sus viajes, para disfrute y relajo de todos los betanceiros y visitantes. En este parque se utiliza por primera vez el cemento en Galicia.
El parque data de 1893 y ya en los primeros años del siglo XX salía en la tan famosa guía Michelín de viajes como un "parque enciclopédico": más de 250 estatuas de personajes históricos, inmensos leones en mármol de Carrara presidiendo la entrada, bustos de los 265 papas habidos hasta entonces, seres mitológicos, jardines, fuentes, laberintos, representaciones de escenas históricas, murales de mapas, como el del Canal de Panamá, cuevas, invernaderos, estanques... Un derroche de imaginación y homenaje al saber y a la historia de estilo modernista.
El parque está dividido en cuatro niveles, a las que se accede por estrechas escaleras o incluso en ocasiones por las grutas interiores.
En 1933 fallece Juan García Naveira y el parque sufre el abandono y el expolio (los leones originales están hoy en el santuario de Covadonga, en Asturias), que se incrementa en la posguerra. 
El ayuntamiento de Betanzos decide restaurar este fantástico y curioso lugar en los años 90, aunque una parte de él ya es irrecuperable, hoy podemos visitar una buena parte, accediendo desde un jardín a través de una pasarela que atraviesa la carretera.
El acceso es libre y gratuito y O Pasatempo está abierto durante todo el año.

Después de más de diez años sin venir a este parque, el pasado mes de agosto nos acercamos con unos amigos y sus niños. Como os comentaba más arriba, el parque en sus orígenes fue un lugar artísticamente innovador, sorprendente y realmente curioso, en mi opinión un regalo muy valioso para Betanzos por parte de los hermanos García Naveira, pero por desgracia, y como muchas veces ocurre en nuestra tierra, tras esa restauración que imagino costosísima, no hubo un mantenimiento, y en la actualidad O Pasatempo está tremendamente deteriorado: Maleza en los estanques, cristales rotos en los invernaderos, donde quedan sólo restos de una espléndida colección de ejemplares de cactus y otras especies, bancos medio rotos, caminos sin limpiar, y como veis en la primera foto del post, descuido y no restauración de las representaciones... una verdadera lástima. Coincidimos con una familia madrileña que repetía como un mantra "qué pena, qué lástima que esto esté así, qué desilusión".


Es una verdadera lástima que lugares así, con tantísimo potencial e interés, estén casi abandonados. Creo que deberíamos apostar fuerte por la puesta en valor de lo que tenemos para poder apreciarlo los propios gallegos y suscitar el interés de aquellos que nos visitan, porque os aseguro que O Pasatempo lo vale, aún estando como está, es una maravilla pasear por este parque. 


Si os acercáis por Betanzos, acercaos aquí sin dudarlo un momento, no penséis en lo que ahora veis, dejaos transportar a aquel siglo XIX, cuando los lugareños no habían visto mundo y de repente se vieron sorprendidos por este rincón que les descubrió tierras lejanas, plantas que no podían ni imaginar y un estilo, el modernismo, del que ni tan siquiera habían oído hablar nunca.

18 comentarios:

  1. Pues no será porque no visité Betanzos, aunque ahora hace ya tiempo que no voy por esos lares pero lo que cuentas de este parque es muy triste. Una pena que esté en esta situación de abandono, como ocurre en otros lugares similares, como bien dices. No sé si el regidor municipal de turno podría hacer algo al respecto pues creo que merecería la pena recuperar un sitio como este para goce y disfrute de sus vecinos. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, un lugar con muchísimo potencial y que se está dejando ir... Bss

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Es una verdadera pena, en su momento tuvo que ser precioso!! Bss

      Eliminar
  3. Qué poco hablamos de este parque y lo que supone -lo que debería suponer- para el turismo de la comarca.

    Quizás cobrando una entrada simbólica se ayudaría a su sostenibilidad, dado que parece que las arcas municipales no están para ello.

    Gracias por contarlo, Inés. Un abrazo

    Manuel Bustabad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente eso comentábamos, que cobrando un poquito se podría mantener en mejores condiciones y además, suele ocurrir que valoramos menos lo que es gratis... Gracias por pasarte por aquí. Bss!!

      Eliminar
  4. Jolín, qué pena que esté tan abandonado. No lo conocía, y cuando estuvimos en Betanzos el verano pasado la oficina de turismo la encontramos cerrada, así que ni nos enteramos de la existencia de este sitio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena, que ni siquiera se dé más a conocer, porque de verdad que es una joyita en bruto! Bss

      Eliminar
  5. Qué pena que esté así... No conocía este sitio, pero desde luego si algún día tengo la oportunidad de ir, iré a visitarlo. Y espero que la cosa haya mejorado y éste bien cuidado, porque es una pena...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se merece la visita y ojalá lo encuentres mucho mejor!! Bss

      Eliminar
  6. Es cierto, una pena que se olvide lo importante y se cuide lo irrelevante e innecesario. Espero tener oportunidad de disfrutarlo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues desgraciadamente parece que las prioridades son otras, una lástima! Bss

      Eliminar
  7. Hola, Matiba.
    Como argentina que soy esta entrada ha sido muy emotiva para mí. Cuando inicié en el mundo de los blogs, Marisa -http://thermofan.blogspot.com.ar/- en ocasión del conflicto por Repsol, supo decirme que Argentina y España (y por tanto, argentinos y españoles) teníamos lazos comunes muy sólidos que difícilmente los gobiernos de turno pudiesen quebrar. Y tu post así lo demuestra.
    Me apena mucho que este espacio no esté cuidado como se debe. Habla tan bien de quienes lo fundaron, porque aún lejos de su tierra nunca perdieron el amor por el terruño y vaya ... cuántas cosas serían distintas en el mundo si todas las personas obrasen con la misma convicción. Además, el amor por el conocimiento. ¿Hay generosidad más grande que compartir lo que se sabe?
    Justo hoy acaece una interesante discusión en mi ciudad acerca del valor (perdido) del conocimiento. Y pensar que mi país se forjó gracias a inmigrantes que con mucha o poco escuela sabían que el futuro de sus hijos estaba en la instrucción. Nuestro sistema de instrucción pública, gratuita y laica ha caído en un vacío profundo. Pensar que así como USA forjó su destino con base al "sueño americano" nuestros inmigrantes tejieron una patria grande pensando en "mi hijo, el doctor". Dios quiera que su parque recupere el esplendor y la potencialidad que supo tener y que nosotros sepamos honrar a quienes con sus sueños y añoranzas nos dieron un gran país.
    Hermosa entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, muchísimas gracias por tus bellas palabras y me alegra muchísimo que la entrada te haya gustado tanto. Tienes toda la razón, este espacio muestra amor por el conocimiento y un gran apego a la tierra y además como obra artística merece un sitio mejor. Un abrazo!

      Eliminar
  8. Qué curioso, no sabía de la existencia de este lugar tan... mágico!A ver si le hacemos una visita el próximo verano :)

    ResponderEliminar
  9. Es que no se promociona como debería, y es una lástima, quizá si hubiera más afluencia se cuidaría más... Bss

    ResponderEliminar