lunes, 25 de febrero de 2013

UNA TIENDA EN PARÍS


Soy bastante reacia a leer las propuestas de presentadores de televisión que de repente sorprenden y escriben novelas: Nuria Roca, Maxim Huerta o recientemente Jorge Javier Vázquez, aunque en muchas ocasiones sea un éxito editorial, reconozco que me pongo la barrera ante estas personalidades tan mediáticas, no me queda claro si venden por ser quienes son o porque realmente ofrecen algo que valga la pena.
Maxim Huerta se estrenó con Que sea la Última vez, que pasó de puntillas por las librerías. El éxito llegó con su segundo intento, El Susurro de la Caracola. Con su tercera novela Una Tienda en París, este periodista valenciano conocido por su trabajo televisivo en la cadena Telecinco, donde trabaja desde el año 1999, nos propone desde la voz de una mujer una novela que resulta de lo más atractiva visualmente y de la que he leído críticas muy favorables, por lo que esta vez sí me decidí a leer a Maxim Huerta, que ya lleva 8 ediciones de su libro, algo que en este país es más que meritorio.

UNA TIENDA EN PARÍS

Teresa es una mujer que ha tenido una vida aparentemente fácil, trabajando en la fundación familiar, viviendo en un amplio piso... Cualquiera diría que a esta mujer, colmada en lo material, nada le preocupa, pero nada más lejos de la realidad, es una mujer a la que la estricta vida falta de cariño que le ha dado su tía, pues no tiene padres, la han hecho muy insegura.
Un día le llama la atención el cartel de una tienda de telas de París que encuentra en un anticuario, y eso, unido a una serie de "señales" que le conducen a esta ciudad, hacen que tome la decisión de dar un giro a su vida en busca de la felicidad. Pone rumbo a París, con su cartel, dispuesta a dar una nueva vida a aquella tienda que una vez existió y fue llevada por Alice, una hermosísima mujer a la que Teresa se siente misteriosamente unida y que vivió los maravillosos años 20. Descubriendo a Alice, Teresa se descubre a sí misma y se consiente el derecho a buscar su felicidad sin importarle nada ni nadie.

Aunque no conozco París, leer una novela que transcurra en sus calles, me resulta de lo más atractivo, es una ciudad con un encanto indiscutible, y Maxim Huerta nos da un paseo maravilloso por el presente y el pasado de esta ciudad.
La historia que se nos cuenta, sobre todo la de Alice, personalmente la que más me ha gustado, logra llamar la atención del lector, y está bastante bien escrita, incluso por momentos la prosa del escritor resulta muy poética. Otro punto a favor de esta historia es que la mujer está muy bien reflejada, el alma de la mujer se refleja de una manera tal que parece que estuviera descrita por una mujer y no por un hombre, en esto Maxim Huerta tiene una enorme sensibilidad y conocimiento del universo femenino.
Las protagonistas tienen muchos puntos en común, aún siendo bien diferentes, pues ambas son tremendamente frágiles por dentro aunque de cara a los demás parezcan muy fuertes y seguras. Las protagonistas están bastante bien armadas y resultan muy coherentes, con sus claros y oscuros.
Consigue también meternos en el ambiente parisino que viven ambas mujeres, cada una en su época, y la forma que tiene de unirlas me ha recordado mucho a la primera novela de Marc Lévy, Y si fuera cierto, ya que la presencia de hechos inexplicables tiene una gran fuerza en esto.
En la narración presente y pasado se mezclan sin que se pierda el hilo de ninguna de las dos historias, pero me he encontrado con un bache en esta novela que ha hecho que no me haya gustado todo lo que podría, y es que los tiempos no están bien medidos, el ritmo narrativo es irregular y hay momentos en que la lectura se hace bastante pesada por la profusión de detalles, sobre todo cuando se narran episodios de la vida de Alice, mientras que en otros momentos los acontecimientos parecen precipitarse.
Salvando esta pega que os comento, lo cierto es que me ha sorprendido gratamente la lectura, honestamente creí que iba a ser regularcita y ha resultado bastante buena, entretenida y evasora.

20 comentarios:

  1. A mi me gustó bastante. Descubrí al Maxim escritor con El susurro de la caracola y cuando sacó Una tienda en París sabía que la tenía que leer. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Fue una grata sorpresa, la verdad es que no me lo esperaba así... Para mí bastante buena novela. Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que una gran parte de lectores habituales tenemos prejuicios frente a estos famosos que se ponen a escribir. Pero a mí esta novela me sorprendió agradablemente aunque sí hay algunas cosillas que se pueden pulir y que hacen que no sea del todo redonda.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo... Me cuesta ponerme a leer a según quienes, pero esta novela me alegra haberla leído, no es redonda, como comentas, pero está bien. Besos

    ResponderEliminar
  5. A mí lo de los presentadores metidos a escritores también me da un poco de repelús, pero casi todos coincidís en que esta novela merece la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en esta ocasión sí, lo hace muy dignamente! :)

      Eliminar
  6. Quizás nos llame la atención el hecho de que sean personajes ya famosos y aprovechen ese tirón para ver si sus novelas "cuelan" pero soy de la opinión de los que no debemos de meter todos en el mismo saco y, sino, para muestra tenemos a Ana R. Cañil y sos dos últimas novelas, a parte del ensayo La mujer del maquis. Ya comenté en mi crónica de la presentación de Assur el tema de la novela de Jorge Javier, que me dejó alucinado cuando vi que iba por la tercera edición.
    Pero ya hablando de Maxim Huertas por lo que veo esta novela merece la pena darle una oportunidad, sin lugar a dudas, dadas las buenas referencias que hay sobre ella. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo de JJ ya es un aparte, sintiéndolo muchísimo, su novela no tendrá una oportunidad, no sé si me pierdo una gran historia, pero es que no puedo con este señor y el tipo de programa que hace... Besos

      Eliminar
    2. Creo que tampoco me pierdo yo nada porque, por lo que he leído y escuchado, es autobiográfico y me imagino que quienes compran este libro serán sus incondicionales, que haberlos haylos, aunque muchos nieguen que sigan este pseudoprograma. Besos.

      Eliminar
  7. No he leído nada aún de este autor pero este libro me atrae muchísimo y más con las reseñas que he visto, a pesar de ese ritmo irregular en algunos momentos espero poder leerlo
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya estaré pendiente en el blog a ver si al final te animas :) Besotes!

      Eliminar
  8. No sé si es un libro que llegue a convencerme. Al mejor necesito dejar de lado mis propios prejuicios y concentrarme sólo en disfrutar de la lectura. Gracias por compartirlo. Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente, a mí me pasó... Y he de reconocer que al final lo leí porque me lo pasó una amiga, no lo hubiera comprado. Bss!!

      Eliminar
  9. Con tanta reseña positiva de este libro al final le voy a dar una oportunidad, que me parece que lo voy a disfrutar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí se disfruta, resulta muy entretenido! Bss

      Eliminar
  10. No es un libro que acapare mi atención, a pesar de que en general no parece malo.

    ResponderEliminar
  11. Pues de las reseñas que he leído casi todas coinciden en el tema del ritmo, pero no lo desaconsejan. Todos lastramos algún prejuicio, es inevitable :) a mi me pasa con más de uno, jeje. Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues sí... es injusto pero creo que inevitable. Besotes!

    ResponderEliminar
  13. A mi Maxim ya me sorprendió gratamente en El Susurro de la Caracola, me gusta como escribe y me da que su futuro como escritor va a ser fructífero, hasta me aventuraría a aventurar que esta faceta le satisface más que la otra. Un beso.

    ResponderEliminar