martes, 6 de mayo de 2014

EN AUTOCARAVANA: ESCAPADA DE SEMANA SANTA

Este año tuvimos la suerte de poder hacer una escapadita en Semana Santa, no siempre nos resulta fácil coincidir en estas fechas, pero esta vez desde el jueves por la tarde hasta el lunes pudimos desconectar un poco y disfrutar de nuestra tierra en autocaravana.
Nuestro criterio para la escapada fue puramente meteorológico, íbamos consultando la predicción, y literalmente huyendo de la lluvia, así que resultó un recorrido totalmente improvisado y sin planificación previa.

Mogor. Marín
La primera parada que hicimos fue en la playa de Mogor, en el ayuntamiento de Marín, un arenal pequeño y muy recogido en el que es difícil encontrar hueco en verano, pero que en estas fechas resulta un lugar muy tranquilo con unas vistas maravillosas. En las rocas de esta playa podemos ver El Laberinto, un petroglifo bastante grande, y otros más pequeños. Se puede acceder directamente desde la arena.
A la hora de instalarnos nos pareció un sitio perfecto la zona de aparcamiento situada junto a la playa, en donde había sitio de sobra y no tuvimos que utilizar calzos. Disfrutamos de una puesta de sol maravillosa y desayuno con vistas que fue una delicia.
A la mañana siguiente seguimos por el litoral en dirección a la Península de O Morrazo, por la que sentimos debilidad. Tras una breve parada en Bueu y un paseo por Aldán, decidimos ir a conocer Moaña con idea de pasar allí la noche, pues apenas conocíamos la localidad y ya que en Bueu estuvimos varias veces de vacaciones, teníamos ganas de variar. Nuestro niño disfrutó de lo lindo con las instalaciones infantiles y deportivas que hay junto al puerto y nos gustaron mucho las playas, tranquilas, amplias y de arena blanca y finísima. 

Moaña

Cenamos un churrasco en la Taberna A de Lino, llena hasta la bandera y bastante ruidosa, no nos entusiasmó, el acceso para la autocaravana no es fácil y además los coches aparcan a los lados de la carretera y nos resultó difícil salir al terminar.
Nos instalamos por la noche junto al puerto, en un aparcamiento muy amplio que resultó ser el lugar de celebración del mercadillo al día siguiente, así que nos despertamos con el ruido metálico de los puestos y los vendedores mirándonos como si hubiéramos llegado de Marte... decididamente no acertamos en la elección, pero fichamos el Puerto de Meira para una segunda visita, mucho más adecuado y donde vimos que se habían instalado algunas furgos.

Baiona
Al día siguiente nos acercamos a Baiona, una localidad donde aparcar es una odisea. Con autocaravana lo más práctico es buscar sitio por la zona de Santa Marta, a la entrada viniendo desde Vigo, y darse un paseo hasta el centro, que está a menos de diez minutos. Aquí no podéis perderos la visita a la réplica de La Pinta, un recorrido por el Parador de Turismo y un helado artesano en Gamela mientras disfrutáis del puerto.
Quisimos instalarnos en Tui para dormir, ya que según la información que teníamos, hay área de autocaravanas con agua y necesitábamos reponer, pero nos llevamos una desilusión al llegar y ver que el área está absolutamente abandonada y carece de servicios. Seguimos camino y pernoctamos en el área de As Neves, donde el día anterior había tenido lugar la fiesta del requesón y nos encontramos con las piezas de la carpa en el área de autocaravanas... Menos mal que sólo estábamos nosotros!!! En fin, una pena que se creen servicios para luego inutilizarlos, creo que el desconocimiento del mundo autocaravanista es en gran parte el culpable de que este tipo de turismo no se cuide un poco más.

As Neves
En As Neves dormimos muy tranquilos, a tres pasos del centro del pueblo, muy pequeño, donde nos abastecimos de pan y la consabida rosca de pascua, aprovechando las fechas.
Nos dimos un paseo por la zona, con unos paisajes preciosos, y como la lluvia llegaba hacia donde estábamos, pusimos rumbo a Ourense, donde, como en ocasiones anteriores, aparcamos en el Parking de las Termas de Outariz, aunque no estuvimos tan tranquilos como la última vez porque había bastante ruido procedente de la terraza del restaurante que está justo al lado.
Al día siguiente, como viene siendo costumbre ya, tocó chapuzón en las termas, esta vez en O Canedo, y luego con el trenecito tomamos rumbo al centro, donde tranquilamente estuvimos paseando por As Burgas, por la Plaza Mayor, el entorno de la catedral y después de comer por fin pudimos entrar y maravillarnos con la restauración del Pórtico del Paraíso una obra escultórica que no podéis dejar pasar en vuestra visita a la ciudad porque os dejará boquiabiertos.
Y tras el recorrido por el casco histórico, la comida y la visita a la catedral, volvimos a nuestra autocaravana con las pilas cargadas rumbo a casa y con un pensamiento: Qué bonita tierra tenemos y cuánto por explorar! 

Ourense



4 comentarios:

  1. Que buenos recuerdos me has traido de Baiona. Cualquier viaje por tu tierra es un lujo. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito! Con suerte, este año pasaré unos días por tu tierra, así que espero poder recorrer alguno de estos lugares... Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que puedas venir, y seguro que te encanta!!

      Eliminar