lunes, 4 de junio de 2012

EL CAFÉ DE LA LUNA

Esta breve novela llegó a mi lista de deseos a través de las ondas radiofónicas. Soy escuchante de radio y muchas sugerencias literarias me llegan por este medio. En esta ocasión la recomendación llegó desde el programa Gente Viajera de Onda Cero, en el que no es usual que haya recomendaciones de este tipo, pero me gustó tanto la entrevista Mª Dolores García Pastor, su autora, que inmediatamente anoté el título y la editorial para hacerme con él.

Mª Dolores García Pastor

La autora, según podemos leer en la solapa de su novela, es barcelonesa y periodista. Trabaja como crítica literaria en diversos medios y ha obtenido varios galardones literarios con sus relatos breves y microrrelatos. Aunque no la conocía hasta ahora, la novela El Café de la Luna no es su primera novela, comenzó con El susurro de los árboles, ganadora del VII Certamen de Novela YoEscribo.com
Colabora en varios programas de radio y blogs literarios.


El Café de la Luna


"Adentrarse en el Café de la Luna, traspasar su puerta de factura modernista con sus hojas en cascada y sus estrellas de cuatro puntos, es un viaje para los sentidos" (pág. 21)

Esta frase resume por sí misma la esencia de la novela, lo que el lector siente pasando sus páginas y empapándose de los aromas del café recién hecho, de las infusiones, de la bodega del sótano, las historias de todos los que a lo largo del día pasan por las mesas del café, solos, acompañados... formando una pequeña familia sin apenas darse cuenta.

En la que antaño fuera una casa de citas y una casa señorial, hoy Miranda ha instalado su proyecto vital: Tras vivir una historia de amor sin final feliz con un hombre adinerado, decide tomar las riendas de su propia vida e instalarse en este rincón de Barcelona que la enamoró nada más verlo y en el que poco a poco fue llevando objetos que le dieron personalidad y reflejaron la suya propia.

Pasarán por aquí el florista Demetrio, secretamente enamorado de Miranda, el escritor Libio, que llena de libros el café y tiene encuentros con uno de sus más queridos lectores junto a un café recién hecho, Manuela, una anciana que en sus buenos tiempos fue artista de varietés y hoy acaricia con nostalgia el piano que Miranda ha comprado de segunda mano y Clara, una joven inmigrante que se siente muy sola y sueña con ese abrazo masculino que cure para siempre su soledad.

Un libro delicioso, con personajes que despiertan la ternura del lector, con los que es muy fácil identificarse, a los que se ve a través de los ojos de la escritora, como si hubiese un ojo de cerradura y nos asomáramos a ese café...
"La fuente cantarina, la cúpula de tilos, la lluvia de flores que te sorprendía al pasar por debajo. Era un rincón de esos que solo encuentras en los libros o en las postales" (pág. 117)

Envolvente lectura llena de sensaciones que os recomiendo.

"... soy de los que piensa que el acto de escribir solo culmina cuando lo escrito es leído (...) ¿qué haríamos nosotros, pobres enfermos de literatura, sin ustedes, proveedores de esa maravillosa droga?" (pág. 93)

6 comentarios:

  1. El párrafo final me ha encantado, ya que yo también creo que la lectura es como una droga, que cuando la pruebas ya no la quieres dejar.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro está lleno de frases preciosas y muy poéticas. Espero que te animes con él. Besotes!

      Eliminar
  2. No lo conocía pero me ha gustado mucho tu reseña y las frases que has seleccionado así que habrá que anotarlo en la lista
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anótalo, estoy segura de que te gustará! Besos

      Eliminar
  3. Ah, pues no conocía a la autora pero tiene muy buena pinta esta novela. Quizá me anime con ella. Esto de los programas de radio es todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veas la de ideas que saco de las emisoras, entre Pepa y su equipo los fines de semana, los programas culturales y de viajes, sumando los mundos de la blogosfera... Para varias vidas, jejeje

      Eliminar