domingo, 11 de noviembre de 2012

SANTIAGO(É)TAPAS 2012

Desde el 26 de octubre hasta el 11 de noviembre de 2012 se celebra en Santiago de Compostela la quinta edición del Concurso de tapas llamado Santiago(é)Tapas.
Los locales interesados en participar presentan a un jurado sus tapas, de manera que las que llegan al público han pasado ya una selección previa.
Los locales se agrupan en etapas, cada una de ellas con un nombre y que tienen en común la proximidad geográfica. El público que quiere participar ha de hacerse con un Tapasporte, que es un librito en el que va sellando los establecimientos en los que ha estado, de manera que según las etapas que complete tenga opción a determinados premios.
Cuando se llega al local elegido, se cubre en un posavasos especial realizado para el concurso la votación a la tapa y al local, que luego se introduce en la urna del establecimiento. Los votantes dejan sus datos y también optan a premios.
Las tapas se venden al precio único de 2 euros.
Este año eran muchísimos los establecimientos participantes y un total de 117 tapas, así que imposible probarlas todas. Tampoco me planteé en ningún momento hacer una etapa entera, había algunos locales o determinadas tapas que no me apetecían y no quería probarlas sólo por acabar la etapa, así que fui a sitios que me llamaban la atención y a sitios que no conocía con la "disculpa" de la tapita. Me he dejado mucho en el tintero, esta semana he tenido un resfriado gordo y un par de establecimientos a los que tenía muchas ganas se han quedado ahí... En fin, espero que haya mas ocasiones.
Os dejo mi pequeño recorrido de este año:

Primera parada: Hotel Puerta del Camino

Venía de un curso y me quedaba de camino, tenía muchas ganas de probar las tapas aquí y como era de noche, me tomé las tres en plan cena.

Escabeche de la ría con pimientos de Padrón encurtidos
Risotto de boletus con Cebreiro y foie
Crema cuajada de castañas con bombón de mirabeles, licor café y mandarina

El ambiente del hotel, muy agradable, y con una pantalla de televisión en la que se podía ver en vídeo la elaboración de cada una de las tapas presentadas al concurso. La única pega que puedo poner es el encurtido, pero no porque no estuviera mal, si no porque es un sabor que a mí no me va nada. De hecho el camarero me comentó que no era yo la única que se lo había dicho, aunque esto no desmereció el resto en absoluto.

A continuación la siguiente etapa llegó de la mano del Pazo del Altamira, un restaurante que me gusta mucho y que concursó con dos tapas bien diferentes:
Higos de Amenal bridados en panceta de cerdo de bellota sobre costrón de centeno y crema de calabaza para empezar y a continuación botaditos de "freixós" rellenos de Porobello y castañas y su salsa.


Disfruté mucho de ambas tapas, aunque me quedaría sin dudas con la primera, me pareció que estaba mucho más elaborada y la combinación de sabores me sorprendió muy gratamente.

El postre ese día llegó de la mano del M Café y su propuesta dulce denominada m* de manzana. Una masa quebrada totalmente artesanal con manzanas de la huerta ourensana y un toque de canela. Espero que este nuevo dulce pase a formar parte del repertorio habitual del M Café, junto con sus tartas, magdalenas y bizcochos fantásticos. En fin, que con el café con leche que me tomé acompañando a la tapa, la combinación resultó fantástica.


Unos días después tuve ocasión de pasarme por dos locales, uno que no conocía y otro del que ya tenía referencias anteriores: el Paso del Noroeste, donde de las dos tapas propuestas me decanté por el Pollo rural con zamburiñas y crocante de maíz. Me pareció correcta, pero sin más, nada especial, creo que lo podrían haber trabajado un poquito más.
A continuación llegó el Garum, donde nada más llegar uno se siente muy bien acogido, la verdad es que es un sitio por el que tengo un cariño especial y al que no podía dejar de visitar en este concurso, por su trato y por su fabuloso cocinero. El local proponía dos tapas, una de ellas con algas y vinagre, que no son santos de mi devoción, así que me decanté por el original Cocido atlántico, que aparentemente era un trozo de chorizo, una patata y una verdura, pero para nada, todos eran (excepto la patata) productos del mar. Sin duda una tapa muy imaginativa. La que me tocó a mí estaba un poquito baja de sal, al menos para mi gusto, es la única pega que le puedo poner.

La última parada de esta edición del concurso fue el Restaurante O Ferro, otro de los restaurantes que no conocía. Tenía muy buenas referencias y las tapas pintaban más que bien, por eso decidí acercarme hasta Santa Marta y degustar las tres propuestas para el concurso:
Jurelo confitado, pimiento en texturas, alga nori
Terrina de lacón, setas, micuit y aire de tomate
Mollejas de ternera con espuma de boniato


Las tres me gustaron mucho, quizá la propuesta de pescado la que menos y la molleja fue todo un descubrimiento. Me resistía a probarla, la pedimos porque mi marido me dijo que él sí se la comía entera si no me gustaba, pero nos gustó mucho a todos (incluyo a mi niño de cinco añitos, que nos acompañó).

El balance ha sido muy bueno, aunque la verdad es que las propuestas resultan de lo más dispares. Hay locales que realmente se lo trabajan a nivel creativo y echándole horas a la cocina y otros que no lo hacen así. Hoy es el último día de concurso y me imagino que a lo largo de la semana conoceremos los premiados. Hay muchos locales que lo merecen y tapas fabulosas, en cuanto sepa los afortunados, prometo actualizar la entrada.

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Jajaja, creo que ibas a disfrutar mucho!! Gracias por pasarte por aquí. Bss

      Eliminar
  2. ¡Qué rico todo! Y qué pena no haber podido estar allí. :-)

    ResponderEliminar
  3. para el año me voy contigo de tapeo!!! gracias por tus palabras .... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a ti te llevo a donde quieras, guapetona!!!

      Eliminar
  4. Mimadriña, o domingo que irei de cineropa e concerto algunha destaa caera!

    ResponderEliminar