miércoles, 20 de marzo de 2013

PORTO DO SON EN UN DOMINGO SOLEADO



Este año en Galicia estamos pasando un invierno especialmente duro en cuanto a lluvias se refiera. Está claro que aquí llueve, sí, formamos parte de eso que se llama la España Verde y tal, pero lo de este año está batiendo todos los récords. Hace un par de días comentaban en la radio que en el mes de enero solamente paró de llover dos días. Imaginaos... como para minar la moral del más duro. En los últimos meses un día de sol es aquí un regalo, y el domingo pasado tuvimos ese gran regalo que no podíamos desperdiciar. Decidimos salir a comer fuera y darnos un paseo vespertino disfrutando de una temperatura casi primaveral y el lugar elegido fue Porto do Son, cerca de casa y con varios ingredientes que hacen de este pequeño pueblo marinero un sitio fantástico para ir en familia.

Aparcamos junto al puerto, donde podemos pasear tranquilamente viendo los barcos de pesca y diferentes aparejos como las nasas y las redes, algo que siempre resulta llamativo para los más pequeños. Unas amplias zonas ajardinadas nos acompañarán en nuestro breve camino hasta esta zona más próxima al mar. Después de pasar un rato empapándonos de sol y brisa marina llegó el momento de reponer fuerzas con una sencilla comida en uno de los sencillos establecimientos que aquí se encuentran. No callejeamos, fuimos directamente a O Chinto, un pequeño local en el que tan sólo tres o cuatro personas tomaban un vino en la barra cuando entramos. Preguntamos si servían comidas, y en efecto nos acercaron una escueta propuesta de raciones: pulpo á feira, calamares y tortilla de patata, esta fue nuestra elección aquí.
Todo estaba muy bueno, la única pega que le encontré a la comida fue que el pulpo tenía demasiado pimentón, era suave, pero aún así con la mitad le hubiese llegado para mi gusto. Otro detalle fue que no tenían ningún postre, y eso con lo golosos que somos todos, restó un puntito a este local. Nos aclaró la propietaria que en verano sí tienen de todo, pero ahora en temporada baja nada de nada, en fin, un mal menor. Estuvimos tranquilos porque éramos los únicos, nos sirvieron rápido y el precio nos pareció bueno.
Tras la comida fuimos con nuestro niño a los columpios, una verdadera gozada para los más pequeños, una zona muy bien equipada, con elementos para niños de todas las edades y un banquito de madera bastante largo resguardado del viento que es todo un regalo para papás y mamás.
Terminamos la tarde haciendo volcanes de arena en la playa, y el peque hasta quería probar el agua, pero hasta ahí ya no podíamos llegar, no está todavía el Atlántico como para meter un pie, habrá que esperarse unos meses. En fin, una gozada de domingo soleado que quería compartir con vosotros y que ojalá sea el primero de muchos, que los necesitamos.


12 comentarios:

  1. Precioso día y lugar y buenísima comida. Me encanta Galicia, bueno y Asturias, Cantabria...Veraneamos mucho por allí.
    Me alegro de que lo hayas disfrutado y ánimo que ya ha llegado la primavera.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, realmente fue precioso y lo necesitábamos, a ver si es verdad que llega la primavera por aquí! Bss

      Eliminar
  2. Que manera más estupenda de pasar un domingo soleado. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. A mí me gusta la lluvia, pero lo vuestro ya es de traca... En Porto do Son estuvimos mi hermana y yo este verano, un sitio chulísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, llevamos más de tres meses pasados por agua...

      Eliminar
  4. Qué buen paisaje y que buena pinta todo!!! a disfrutar del solano!! ya iba tocando! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba tocando, pero ya se terminó, volvimos a la lluvia... ufff

      Eliminar
  5. Vaya, y seguro que pasaste cerca de mi casa. Vivo a pocos kilómetros de Porto do Son. Por la carretera Noia-Ribeira, a tres kilómetros me tienes a mi. Es un pueblo marinero pequeño pero muy coqueto. También merece la pena darse un paseíto por Portosín, que está un poquito antes. En este último pueblo veranea mucha gente de la zona de Santiago. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, qué cerquita estuve Paco! Portosín lo conocemos bien, mi abuela tuvo ahí una casa, ahora han construido demasiados pisos y ya no está tan bonito. Bss!!

      Eliminar
  6. Me alegra ver que aprovechasteis el día al máximo! qué hambre que me ha entrado...
    Y una lástima lo de los postres! Yo también soy muy golosa jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que sí... me dio pena por el peque, es su parte favorita de la comida, jejeje

      Eliminar