jueves, 23 de enero de 2014

CANGAS: ¡A COMER!

Como ya sabéis los habituales de mi blog, una de mis pasiones es la gastronomía, y me encanta probar sitios nuevos allá donde voy. En septiembre pasamos unos días de vacaciones en Cangas. Hace ya cuatro años que la Península de O Morrazo es el destino de nuestro descanso estival, y cada vez vamos descubriendo más y más rincones maravillosos, como os comentaba en un post del mes de octubre.
Antes de marcharnos, pedí consejo a varios amigos buenos conocedores de Cangas para aprovechar y conocer sitios nuevos para comer, tapear, tomar un vinito, terracear... Y estos son algunos de los lugares en los que hemos estado este verano:
El primer lugar en el que estuvimos, y el que personalmente más me gustó fue la Tapería Martinnus, un local  pequeñito, estrechito y muy acogedor, de estilo muy informal y con un ambiente muy agradable de parejas, familias y grupos de amigos.
La carta no es extensísima, pero las propuestas eran muy apetecibles: tortilla de puerros y bacon, tacos de pollo con ali oli, revuelto de erizos y algas, ensalada de ahumados y mejillones, tostas y un par de propuestas vegetarianas son algunas de las cosas que podéis pediros aquí.
Antes de que me olvide, algo importante, hay menú de niños hasta 8 años (incluye bebida y postre y sale por 7,50 €).
Como siempre que vamos en familia, una de las cosas que pedimos fue una ración de croquetas (creo que puedo hacer una exposición de croquetas de toda España!), y los mayores nos decidimos por una ensalada de rulo de cabra, frutas y nueces para empezar, foie con tostas y brocheta de rape con manzana acompañado de arroz salvaje.

A la hora del postre, como podéis ver en la foto, pecamos con un brownie de chocolate con helado de vainilla y el peque se pidió un helado de La Fiorentina, una heladería artesana que nos encantó por calidad y variedad y de la que pudimos disfrutar mucho durante nuestras vacaciones.
Todo fantástico, nos encontramos muy cómodos, nos atendieron fenomenal y el precio nos pareció estupendo.
Muy recomendable, además de lo que os he comentado, creo que las fotos también hablan por sí mismas.
Otro de los lugares en los que estuvimos y me apetece recomendaros es la Taberna dos Chata, en una línea que nada tiene que ver con el lugar anterior. Este otro apuesta por una cocina tradicional 100% y tiene un ambiente más rústico y sencillo. La especialidad es la más que gruesa tortilla de patatas que elaboran, cuyo tamaño es también increíble, y que a pesar de todo eso queda jugosísima. El día que nosotros fuimos nos comentó la cocinera que la tortilla no era de las grandes y ya os digo que estábamos impresionados, no quiero pensar el tamaño que pueden llegar a hacer!


Como siempre, una de las opciones fue la consabida ración de croquetas caseras y los mayores aparte de la tortilla probamos un revuelto de erizos con tetilla espectacular. Para los postres nos decantamos por la tradición y elegimos unas filloas rellenas. Todo estupendo y el precio muy ajustado.
El último día de vacaciones comimos en un establecimiento situado en el paseo marítimo de la playa de Rodeira, con unas vistas fantásticas y una terracita protegida del viento y de lo más tranquila y agradable: Restaurante y Vinoteca Trébula. Aquí los arroces son la especialidad, pero nos apetecía algo frugal, de manera que optamos por unos langostinos crujientes con salsa romescu que estaban estupendísimos, una tosta de solomillo con cebolla caramelizada y una ensalada césar, que quizá fue lo que menos lucido quedó. Mi niño, como siempre, sus consabidas croquetas... En el postre, volvimos a pecar con el chocolate, esta vez la víctima fue un coulant de chocolate con helado de vainilla.
A la hora de pagar, este último establecimiento fue el más caro, imagino que porque nos instalamos en la terraza y por su emplazamiento, al final estas cosas ya sabemos que incrementan el precio de las comidas, pero bueno, tampoco fue algo desproporcionado ni mucho menos.



¿Qué os han parecido estas propuestas? Espero que os hayan gustado y que os animéis a conocer un poquito más esta zona de Galicia tan maravillosa. ¡Que aproveche!

6 comentarios:

  1. Hace años que no me acerco por esa zona. Tienen muy buena pinta los platos que nos presentas y la tortilla, ni te cuento. No sé quién comería más croquetas en una competición, si Mario o yo. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comimos muy bien, y no sé qué te diré de las croquetas, el peque es un durísimo competidor, jajaja. Bss

      Eliminar
  2. Buenas guapa!!! Pásate un segundín por mi blog que tengo algo para ti....jejejeje

    ResponderEliminar
  3. Jo, hace ya siglos que estuve en Cangas pero desde luego está claro que tengo que volver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hace mucho, tienes que ponerte al día!!! :)

      Eliminar